Semillas de Chía

Dentro de las semillas consideradas como superalimentos no podríamos dejar de lado a una de las más consumidas y cuyo consumo diario sube día a día, las semillas de chia.

¿Qué son las semillas de Chía?

Las semillas de chia son unos granos pequeños qué contienen muchos nutrientes y antioxidantes importantes y pueden servir como donantes de energía durante todo un día.

Las semillas de Chía son un superalimento real, y el uso regular es absolutamente propicio y beneficioso para el cuerpo, la mente y el alma. Las semillas de chía se pueden preparar de varias maneras, de modo que la ingesta se pueda integrar fácilmente en la dieta diaria.

Las semillas de Chia

Como tomar Chía

Por supuesto, si quiere comer semillas de chia diariamente, primero necesita saber algo sobre cómo usarlo correctamente, cómo consumir la chia y cómo manejar los pequeños granos. La chía siempre se debe comer cruda, porque al igual que con otros alimentos, una gran parte de los nutrientes vitales se destruye durante la cocción, o forma sustancias que no son particularmente beneficiosas para la salud. Solo la ingesta de semillas de Chia crudas garantiza sus efectos positivos. Puedes tomarlos secos, pero luego asegúrate de beber suficiente, porque Chia tiene una propiedad especial: une el líquido.

Remojar las semillas de chia en agua u otro líquido crea una masa gelatinosa. Este efecto se puede utilizar para incorporar el superalimento en una variedad de variaciones en las comidas diarias, por lo que hay algo para cada gusto. Debido a que las semillas de Chia no han estado en el mercado por mucho tiempo en Europa, la cantidad diaria recomendada se ha mantenido relativamente baja. Actualmente es 15 gramos. Eso es 1 cucharada. Para la preparación de batidos, pudding, cereales u otras recetas que contengan Chía, esta cantidad suele ser suficiente. Pero es seguro comer hasta 30 gramos por día. En los Estados Unidos y otros países, el consumo es significativamente más alto. Sin embargo, al ingerir, debe atenerse a algo en la cantidad y evitar la sobredosis excesiva.

Propiedades de las semillas de Chia

Ya una cucharadita proporciona al cuerpo una variedad de proteínas de alta calidad, vitaminas, minerales, oligoelementos, antioxidantes, ácidos grasos omega-3 y fibra. Con su alto contenido nutricional, estas semillas superan a numerosos alimentos:

N

Su contenido de proteína es más alto que el de la avena, la cebada y el trigo

N

Contienen doce veces más magnesio que el brócoli

N

Contiene cinco veces más calcio que la leche y mucha más fibra que el pan de centeno

  • Dos cucharadas de semillas de chia ya cubren la mitad del requerimiento diario de vitamina E
  • También contienen más del doble de ácidos grasos omega-3 que 100 g de salmón.
  • La gran cantidad de ingredientes proporciona a nuestro cuerpo energía y le da a las semillas un alto valor nutricional.

Hay muy pocos alimentos que pueden tener una densidad de nutrientes tan alta. 100 g de semillas de chia contienen, entre otras cosas:

  • 21 g de proteína,
  • 38 g de carbohidratos (incluidos 0 g de azúcar) y
  • 31 g de grasa (grasa saturada: 4 g, monoinsaturada: 3 g y poliinsaturada: 24 g).

Por lo tanto, la distribución nutricional de las semillas de chía es cercana a la recomendada para la distribución óptima de los valores nutricionales en adultos. Se recomienda el siguiente desglose:

  • 55% de carbohidratos,
  • 30% de grasa
  • 15% de proteínas

En comparación, las semillas de chia contienen alrededor de:

  • 42% de carbohidratos,
  • 35% de grasa y
  • 24% de proteínas

Por lo tanto, las semillas de chía son una fuente de alimento que puede combinar los valores nutricionales y los ingredientes de muchos productos diferentes en un solo alimento.

¿Cuáles son los ingredientes que dan a las semillas de chia su alto valor nutricional y bajas calorías?

  • Acidos Grasos: Las semillas de chía contienen una gran proporción de ácidos grasos omega-3 poliinsaturados. Ayudan al cuerpo, no sólo en la reducción de la presión arterial, los niveles de grasa y colesterol en sangre, sino que también mejoran la circulación sanguínea, reduciendo así el riesgo de trombosis. Los ácidos grasos Omega-3 también apoyan las funciones del sistema nervioso y el cerebro. Las semillas de chía también contienen ácidos grasos omega-6, que están en la proporción de 1: 3 a los ácidos grasos omega-3. Esta distribución es particularmente beneficiosa para nuestro cuerpo, ya que la ingesta excesiva de ácidos grasos omega-6 puede favorecer el desarrollo de enfermedades del corazón.
  • Proteínas y Amonoácidos: El alto contenido de proteína de las semillas de chía apoya el crecimiento muscular y el rendimiento físico. Además, las proteínas contienen muchos aminoácidos esenciales que el propio cuerpo no puede producir.
  • Minerales y Oligoelementos: Los ingredientes calcio, cobre, fósforo y manganeso están involucrados en el correcto funcionamiento de nuestro sistema musculoesquelético: apoyan el desarrollo del tejido óseo. El calcio y el magnesio son particularmente importantes para la función muscular y el calcio ayuda a la coagulación de la sangre.El hierro, el manganeso y el cobre participan en el proceso de regeneración de los glóbulos rojos, lo que respalda su función, el transporte de oxígeno.El cobre, el calcio y el magnesio también son esenciales para la función del cerebro y el sistema nervioso.
  • Antioxidantes: El selenio como antioxidante protege las células de la piel y ralentiza el proceso de envejecimiento. El antioxidante también es responsable de la buena vida útil de las semillas de chía, ya que protege las semillas.
  • Fibra Dietética: Estas son principalmente sustancias de baja energía. Esto significa que el cuerpo no puede usar estos ingredientes contenidos en las semillas de Chia como energía. Sin embargo, juegan un papel importante en las funciones del cuerpo, especialmente para el sistema digestivo. Entre otras cosas, actúan para reducir el colesterol y prevenir el estreñimiento.

La enorme capacidad de hinchamiento de semillas de Chia, se puede recoger el peso 9-12 veces su propio en líquido dentro de unos pocos minutos, incrementos en el volumen y estimula por el aumento de la cantidad de la actividad muscular en el intestino. Las semillas de chia empapadas en agua también pueden proporcionar agua al cuerpo durante un período de tiempo más largo. La fibra no solo une el agua, sino también los ácidos y las toxinas.

Beneficios de las semillas de Chia

Beneficios de la Chia

Las semillas de chía fortalecen todo el cuerpo: promueven el rendimiento del cerebro, proporcionan energía de larga duración, tienen un efecto desintoxicante, favorecen la digestión, lo llenan, fortalecen el corazón y protegen contra el envejecimiento de la piel. Con esto, las semillas hacen honor a su nombre: la palabra “Chia”, que deriva de las lenguas mayas, significa “fuerza”. Estas semillas tienen un efecto muy positivo en el sistema musculoesquelético, el sistema cardiovascular, el sistema digestivo, el cerebro, el metabolismo energético y nuestro ADN. Las semillas de chía también ayudan al cuerpo a prevenir y combatir las enfermedades.

  • Huesos y múculos fuertes: Las semillas de chía contienen una composición de nutrientes que respalda nuestro sistema musculoesquelético: el cobre, el manganeso, el fósforo y el calcio desempeñan un papel clave en la formación del tejido óseo. Las semillas contienen cinco veces más calcio que la leche y el oligoelemento boro, que facilita la absorción de calcio por parte del cuerpo. El calcio también es esencial para una función muscular saludable. Esto es respaldado por el magnesio, que es abundante en las semillas de chia.
  • Un corazón saludable: El calcio contenido en las semillas de chia no solo es compatible con el sistema musculoesquelético, sino que también juega un papel importante en la coagulación de la sangre.La fibra abundante ayuda a eliminar el colesterol y, por lo tanto, respalda el efecto del ácido graso omega-3 para reducir el colesterol. La cúrcuma también tiene este efecto. El cobre, el hierro y el manganeso de las semillas de chia tienen un efecto positivo en el suministro de oxígeno del cuerpo humano, lo que puede mejorar el rendimiento.
  • Efecto digestivo y desintoxicante: Las fibras no solo tienen un efecto reductor del colesterol sino que también apoyan la actividad intestinal de forma natural, evitando la opacidad intestinal. Las fibras en las semillas de chia son responsables de permitir que las semillas absorban 9-12 veces su propio peso de fluido en 10 minutos. Esto aumenta el volumen del quimo y, además, estimula la actividad muscular en el intestino.

El extraordinario poder de hinchamiento hace que las semillas de chia empapadas en agua sean un relleno gástrico saludable que puede mantener la hidratación en el cuerpo por un largo tiempo. Si consumes las semillas con menos o sin agua, se hinchan en el estómago y provocan una sensación de saciedad. Además, tienen un efecto de limpieza intestinal y estomacal, ya que pueden unir y disipar toxinas y ácidos, así como el agua.

Las semillas de chía ayudan a desintoxicar el cuerpo y eliminar cualquier patógeno o prevenirlo. Comer semillas de chía con carbohidratos ralentiza el proceso de transferencia de energía: las semillas evitan que las enzimas digestivas conviertan los carbohidratos en azúcar de inmediato. Esto conduce a un aumento más plano pero más constante en los niveles de azúcar en la sangre. Por lo tanto, las semillas de chia son particularmente adecuadas para diabéticos, pero también para aquellos que desean lograr una liberación más lenta de energía en el cuerpo (por ejemplo, atletas).

Podemos asegurar entonces que vale la pena integrar las semillas de Chia en nuestra dieta diaria. Tendremos menos colesterol , regularemos nuestra presión arterial y nuestro rendimiento aumentará gracias a un mejor transporte de oxígeno en la sangre. Nos sentiremos mejor en general.

¿Para qué sirve la chia?

Actualmente,está siendo utilizada por sus propiedades medicinales y nutricionales para el control del  apetito y la pérdida de peso, para nivelar el azucar en sangre y para aumentar la resistencia y la energía en deportes de mucha exigencia física.

Otro factor importante para su consumo es la regulación intestinal que nos aporta debido a su alto contenido en fibra.

Contraindicaciones de la Chia

Las semillas de Chia son, en principio, muy similares a la salvia, pertenecen a la familia de la menta y tienen un contenido muy alto de ácidos grasos omega-3. La vitamina B-17, así como el boro y la proteína son abundantes en ella. Las semillas de chía también son conocidas por su capacidad para equilibrar el equilibrio electrolítico y de fluidos.

Antes de comer, es importante que las personas que toman medicamentos anticoagulantes aclaren con el médico si la ingestión es posible de manera segura. Como las semillas de chia reducen la presión arterial y actúan como un anticoagulante natural, pueden tener riesgos para la salud en combinación con anticoagulantes adicionales.

Además, las semillas de chia se prueban en la investigación en busca de posibles alérgenos. En algunas personas, niveles excesivamente altos de consumo pueden causar ojos llorosos, erupciones o incluso ronchas. Los efectos secundarios como vómitos, diarrea, flatulencia, problemas digestivos, problemas respiratorios o hinchazón de la lengua son muy poco comunes, generalmente cuando el consumidor ya es alérgico a muchas otras sustancias. Si nota cualquiera de estas reacciones, raramente producidas, después de comer, se debe contactar a un médico de inmediato. En el uso normal  sin embargo, no se deben producir efectos secundarios en el 99% de los casos.

«Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina».